Religion:Frases

De Gabriel Abarca - Psicoanalisis - Psicologia - Educacion - Lo Absoluto - Humor, la enciclopedia libre.

"Acordaos de aquellos superiores vuestros que os expusieron la palabra de Dios: reflexionando sobre el desenlace de su vida, imitad su fe. Jesucristo es el mismo hoy que ayer, y para siempre. No os dejéis extraviar por doctrinas llamativas y extrañas"

Carta a los Hebreos 13, 7-9a


"Infeliz del hombre que sabiendo todo esto no te sabe a Tí; y dichoso del que a Tí te conoce aunque tales cosas ignore"

San Agustín, Confesiones, Lib V, Cap IV, n.1


"Señor, ven a desarrollar con tu Espíritu de vida, los dones depositados en cada uno. Tú nos aceptas con nuestro corazón tal como es. ¿Por qué tendríamos que esperar a que cambiara el corazón para ir hacia tí? Eres tú el que lo cambia. Y tú ofreces todo lo necesario para curar los desgarrones: la oración, los himnos, el perdón y la primavera de las reconciliaciones"

Fr. Roger de Taizé, Florecerán tus desiertos


"Soplo del amor de Cristo, Espíritu Santo, en cada uno depositas la fe: esa fe es una sencilla confianza, tan sencilla que todos podrían acogerla. Conocido o ignorado, en nuestras oscuridades, tú enciendes un fuego que nunca se apaga."

Fr. Roger de Taizé, Un fuego que nunca se apaga


“Sólo llegaremos al sitio exacto que Dios nos ha destinado desde toda la eternidad, si nos dejamos guiar por la voluntad del Señor, manifestada por los acontecimientos, los demás y nuestro propio pecado. ”

Víctor Sion, Realismo Espiritual


“Si queremos justicia, tendremos justicia. Si no reprochamos a Dios que sea demasiado bueno, podremos verdaderamente entrar de lleno, como verdaderos hijos, en la casa del Padre. Al caer la tarde podremos tener ‘el corazón contrito y humillado’, el corazón quebrantado por no llegar a amar, pero sabremos con certeza que nuestra impotencia (nuestra gran impotencia es estar tan a menudo pudiendo amar y tan pocas veces haciéndolo) no limita el poder de amor de Dios, sino que lo libera.”

Víctor Sion, Realismo Espiritual


“Convertirse es volver a empezar ese retorno interior, por el que nuestra pobreza humana se vuelve hacia la gracia de Dios. De la ley de la letra, a la ley del Espíritu y de la libertad; de la cólera a la gracia. La conversión es asunto de tiempo. El hombre necesita tiempo, y Dios quiere necesitar tiempo con nosotros.”

André Louf, A merced de su gracia


“Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo.”

San Pablo, Carta a los filipenses 3, 7


“La sobriedad es un centinela del espíritu, inmóvil y perseverante ante el portal del corazón, [que obra] distinguiendo sutilmente a los que se presentan, descubriendo sus propósitos, vigilando las maniobras de esos enemigos mortales, reconociendo la intención demoníaca que mediante la imaginación intenta confundir nuestro espíritu. Esta obra, valientemente conducida, nos dará, si lo queremos, una experiencia muy lúcida del combate interior.”

Hesiquio de Batos (s. VII-VIII), Primera centuria, n.6


“En las tinieblas, en las tribulaciones, en las angustias del espíritu; Jesús está contigo. En tal estado, tú no ves más que tinieblas en tu espíritu, y yo te aseguro, de parte de Dios, que la luz del Señor te invade y te circunda por completo. Tú te ves en tribulaciones y Dios te repite por boca de su profeta y de su autoridad: 'Yo estoy en el alma acongojada'. Tú te crees abandonada y yo te aseguro que Jesús te tiene más cerca que nunca a su divino corazón.”

San Pío de Pietrelcina, Correspondencia a las hijas espirituales


“Eso que pretendes y lo que más deseas no lo hallarás por esa vía tuya, ni por la alta contemplación, sino en la mucha humildad y rendimiento de corazón”

San Juan de la Cruz, Avisos y sentencias espirituales


“En otras palabras, se trata de reconocer que el único camino que lleva a Dios es aquel que Él mismo ha tomado para venir a nosotros.”

Gabriel Bunge, La paternidad espiritual


"A quien ha puesto en el centro de la propia vida al Dios de Jesucristo, el Resucitado, no le está permitido dejar ni por un solo instante de anhelar la luz, incluso cuando alrededor parece prevalecer la oscuridad"

Donato Ogliari, en Cuadernos Monásticos 177


“Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos.”

Carta a los Hebreos 4, 16

Personal tools